Leo DiCaprio confeso que tuvo una infancia pobre y marginal

Si bien Leonardo DiCaprio es uno de los actores más exitosos de Hollywood y disfruta de una vida de lujos, su infancia fue completamente distinta ya que según confesó en una entrevista con Los Ángeles Times fue un niño muy pobre que creció en un barrio marginal de Los Ángeles donde los crímenes, la prostitución y la gente drogándose eran parte del paisaje cotidiano.
Pero su vida comenzó a cambiar cuando ganó una beca en el University Elementary School, ahora conocido como el UCLA Lab School, un centro educativo de primer nivel que le permitió empezar a experimentar otra realidad.
“Fui un niño muy pobre y necesité ir a ver el otro lado del espectro… Era como un pequeño Jardín del Edén, había un parque y los chicos jugaban al sol. Todo era multicultural y pacífico, cada raza y religión eran respetadas por igual. Podía ir hasta Beverly Hills, visitar los jardines de sus casas y encontrarme con una cascada. ¡Con una cascada!”, dijo Leo en diálogo con Los Ángeles Times al recordar esa experiencia.
Con respecto al lugar en el que residía, el protagonista de El lobo de Wall Street contó: “Trato de explicarle a mi ahijado, quien vive cerca de esa zona, cómo era antes, que la esquina en la que vivía era un gran centro de prostitución, con crímenes y violencia por todos lados. Era muy parecido a lo que se veía en la película Taxi driver en muchos aspectos… No estoy seguro de que me crea, hoy el lugar está totalmente aburguesado”.
“Nunca me drogué porque veía gente haciéndolo todos los días cuando tenía 3 o 4 años. Así que Hollywood era como un paseo por el parque para mí… Podía ir a las fiestas y sí, la tentación estaba ahí… Hollywood es un lugar muy volátil donde los artistas llegan y quieren quedarse. Es increíblemente vulnerable ser actor y recibir críticas cuando sos chico y apenas estás descubriendo quién sos. Hemos visto a mucha gente que fue víctima de eso, es muy triste”, aseveró el multifacético artista, que comenzó a trabajar en comerciales cuando tenía apenas cinco años.